Archivo de la categoría: aktúa

Y ahora un huerto escolar ecológico…

IMG_20150218_155008116

Como sabéis, a lo largo de casi dos años, 14 chicos y chicas con discapacidad intelectual se han estado formando en cuestiones ambientales, han llevado a cabo distintas actividades de sensibilización y concienciación ambiental, han sido los responsables de impartir talleres sobre medio ambiente a distintos colectivos, han elaborado una guía medioambiental; en definitiva, han contribuido activamente a mejorar su entorno y todo ello dentro del proyecto INSPIRA’T que comenzó siendo un proyecto piloto y que se ha consolidado ya como una “forma de hacer las cosas”, que ha aporta valor, autoestima, identidad y competencias a las personas que participan en él y que ha generado espacios para la inclusión en Quart de Poblet (Valencia), entorno en el que se desarrollan las acciones.

IMG_20150218_150940606

Ahora, el grupo va mucho más allá y ha comenzado su formación para poner en marcha un huerto escolar ecológico en la escuela infantil municipal de Quart de Poblet (NINOS) gestionada por La Florida y que atiende a niños y niñas de entre 0 y 3 años. El centro escolar ha valorado la posibilidad de crear un huerto escolar como herramienta para continuar desarrollando su proyecto educativo y ha decidido contar con el equipo INSPIRA’T para hacerlo. Para las personas con discapacidad intelectual que participan del proyecto Inspira’t es todo un reto. La iniciativa les va a permitir seguir formándose como educadores ambientales y completar su curriculum, poner en valor todo lo aprendido hasta el momento, completar su formación en viverismo y jardinería y crecer como grupo. Pero sobre todo, va a permitir visibilizar las capacidades de las personas con discapacidad intelectual y va a abrir nuevos espacios para la inclusión, la ciudadanía activa y la convivencia.

¿Pero, por qué plantearse un huerto ecológico en una escuela infantil? Los chicos y chicas del Inspira’t consideran que esta iniciativa será altamente positiva para los pequeños de la escuela porque “les enseñará a cuidar el medio ambiente, a conocer mejor los alimentos que comen, les ayudará a desarrollar los sentidos, se alimentarán de forma más saludable y lo cuidarán y aprenderán a ser más responsables”.

ÁNGEL JAVIER ESPAÑA BÁEZ

La función del equipo de Inspira’t será, además de montar y ayudar a mantener el huerto escolar, diseñar y realizar actividades de educación ambiental para el trabajo didáctico con el huerto en colaboración con el equipo educativo de la escuela.

Os mantendré informados…

reverdeconcausa

Guía de Buenas Prácticas Ambientales INSPIRA’T

portada guía

Dice el lema del proyecto INSPIRA’T que “No solo hay que unir fuerzas, es tiempo de unir ideas“. Este lema nos ha inspirado a todo el equipo desde el primer momento, ya que habla de unir, compartir y como le gusta destacar a Eva, cooperar.

Damos un paso más con Inspira’t y nos disponemos a compartir esta guía de buenas prácticas ambientales que recoge parte de los contenidos trabajados en las clases, talleres y acciones de voluntariado que se han llevado a cabo a lo largo de estos 15 meses de trabajo, aprendizaje y convivencia.

image3  

Una guía que presenta la novedad y valor añadido de estar redactada en lectura fácil gracias al equipo asesor de FEAPS Comunitat Valenciana. Esta forma de redacción intenta evitar el lenguaje abstracto y simbólico utilizando uno sencillo que evita palabras difíciles de entender.

Esta guía, de la cual soy autor, ha sido editada por FEAPS CV y se ha realizado una pequeña tirada en papel con la financiación de la Fundación ONCE.

La versión en pdf puede ser descargada aquí Guía de BBPPAA INSPIRA’T   by-nc-sa.eu

 

 

reverdeconcausa

Discapacidad ambiental y educación intelectual

Esto se mueve, algo está empezando a cambiar, asúmelo, únete al movimiento de cambio y no lo vayas a joder precisamente ahora…

2014-07-07-23-45-02_deco

 

Escribo este post y me desconecto un mes, que ya está bien de aburrir al personal, así que ya puesto ¿Porqué no lo lees y le das sentido a este ejercicio comunicativo?

Abrir puertas y ventanas, mentes, ojos y oídos y pensar de una manera diferente, es algo que llevo escuchando durante meses en relación a un ámbito al que poco a poco me estoy acercando, en lo profesional y personal, el de la discapacidad intelectual. Pero este mantra que no se cansan de repetir algunas personas no solo es una receta aplicable al mundo de la discapacidad intelectual, vamos ni de coña, quizás sea lo que necesita toda la sociedad en vista de la derivada a la que se encuentra sometida. Una situación incuestionable en lo ambiental y económico y  también en cierto modo en lo social, y si no a los hechos me remito, pero eso sería harina del costal de otros más versados que yo en el tema…

La cuestión es que conscientes o no de esa situación, mucha gente está empezando a pensar diferente, y lo que es mejor, a actuar diferente. Este es el fin (aquí debería poner “el principio del fin”, pero hay taaaaantos políticos que la utilizan que ya me da hasta grima usarla) de la deriva y el comienzo de un nuevo modelo de sociedad, y si no pensara así sin duda dejaría mi profesión y hasta me largaría de esta sociedad con un -¡a la mierda!- (repitan conmigo Sra. Aguirre y Sr. Iglesias -¡a la mierda!-) . Pero no será necesario,  seguro que no, algo se mueve en positivo y es imparable.

El proyecto Inspira’t es un buen ejemplo de ello. A priori se unen dos ámbitos que al parecer solo han tenido encuentros esporádicos (al menos en la Comunitat Valenciana), la discapacidad intelectual y la educación ambiental. El motivo de encontrarse fue dar respuesta a una necesidad planteada por personas con discapacidad intelectual (pcdi), una ocasión fantástica para buscar nuevos enfoques, nuevas ideas y nuevas propuestas.

DSCI0136

Estar en el sitio y en el momento oportuno (joder, y el trabajo, mucho trabajo) nos puso en la situación de dar respuesta a la necesidad que planteaban estas personas… ¿Desde la educación ambiental? Claro que si, pero antes que nada había que crear puentes entre estos dos ámbitos, buscar o crear un espacio común desde el que trabajar de manera conjunta, creativa e innovadora. Así llego al Inspira’t y sobre lo ocurrido hay mucho que contar, pero casi mejor le das un vistazo a nuestra memoria de actividades, Memoria Inspira’t 2013-14.

De todos modos esta no era mi primera incursión como educador ambiental en el mundo de la discapacidad intelectual. Esta relación empieza en 2010 y desde el primer minuto me puse en modo aprendiendo, y he de decir que en los años que llevo vinculado a personas y entidades de este sector he realizado un gran master de aprendizaje vital y profesional, algo impagable… Pero a lo que iba, de las muchas cosas aprendidas destaco una, que expongo a raíz de la definición de la RAE para el término discapacitad@:

discapacitado, da: 1. adj. Dicho de una persona: Que tiene impedida o entorpecida alguna de las actividades cotidianas consideradas normales, por alteración de sus funciones intelectuales o físicas.

Visto así es cierto lo que repite mucha gente que trabaja con pcdi, todos y todas somos discapacitados ¿O acaso no deja vislumbrar algún tipo de discapacidad el abuso que hacemos del coche, el despilfarro de agua en verano llenando y vaciando piscinas, volcar cubos llenos de botellas de vidrio en un contenedor de orgánico o abandonar colchones, televisores y neveras en plena sierra Calderona? ¿No es eso un comportamiento de alguien que tiene alterada alguna función intelectual? Y ya no hablo del que cambia el aceite del coche en plena sierra y vierte todo el fluido en tierra o el que abandona a su mascota en una gasolinera porque se va de vacaciones ¿Hay alteración o no? Quizás a lo que de verdad nos estamos enfrentando desde la educación ambiental es a una verdadera discapacidad ambiental y tal vez, solo tal vez, deberíamos tenerlo en cuenta en nuestros enfoques educativos. [Tema para el próximo post, ya llegará…]

¿Cómo responder a esa discapacidad? Sin duda atacando la base del problema, la dificultad para comprender y razonar, para en definitiva actuar con inteligencia y sentido común. Con una verdadera educación intelectual.

Aquí los educadores ambientales tenemos mucho que aprender de los profesionales que trabajan con pcdi y sin duda os invito a conocer este mundo, y más concretamente lo que rodea al proyecto Inspira’t.

Y nosotros ¿Qué podemos aportarles desde la educación ambiental? Mucho también, lo sé…

En mi corta experiencia como educador ambiental con pcdi he visto que lo principal para este colectivo es poder vivir una vida propia con dignidad, como cualquier otra, como la tuya o la mía. Al menos quieren tener esa oportunidad. Esta demanda puede concretarse en mil y un temas o asuntos diferentes: Acceso al trabajo, la ocupación de un tiempo para el ocio, la reivindicación de la igualdad de la mujer, la expresión de la sexualidad, etc. asuntos que necesariamente hay que abordar para hacer realidad su principal demanda. De no ser así hay un problema evidente para este colectivo de personas, la imposibilidad de vivir, de vivir dignamente.

Y la educación ambiental ¿Está ajena a esta situación, a esta demanda, a las soluciones? ¿Pueden la educación ambiental y la discapacidad intelectual encontrar espacios comunes para cumplir con sus objetivos? Si, sin duda así lo vemos desde el proyecto Inspira’t.

La educación ambiental puede ofrecer profesionales, recursos e ideas para mejorar la empleabilidad de las pcdi, ofrecer más y mejores alternativas de ocio, capacitar para una vida más sostenible y generar experiencias vitales.

Autor: Sera Huertas
Autor: Sera Huertas

Hoy día no se concibe un profesional sin capacidades para ejercer de manera sostenible su trabajo, el uso eficiente de los recursos, la correcta gestión de los residuos o la reducción de las emisiones GEI son aspectos básicos en la mayoría de las profesiones que se ejercen hoy, o al menos lo acabarán siendo. La formación para el empleo de pcdi no puede obviar esta cuestión y necesariamente ha de abordar un enfoque ambiental.

El tiempo de ocio es un espacio para ser más sostenible, pero además ofrece una gran oportunidad para la sensibilización, formación y educación ambiental desde diversas modalidades, como por ejemplo el voluntariado.Así nació el proyecto Inspira’t, con la intención de crear un espacio para el voluntariado ambiental que cambiase la perspectiva habitual de las pcdi, de receptores de la acción a voluntarios ambientales para mejorar su comunidad.

¿Y qué decir del día a día? ¿Quién no necesita conocer lo que ocurre en nuestro entorno a nivel ambiental? ¿Y saber con ser más eficientes con la electricidad en casa o encontrar alternativas para un consumo más responsable? Desde entender una factura de electricidad a valorar un destino de vacaciones sostenible, todos tenemos mucho que aprender…

Y lo mejor de todo es la suma de experiencias vitales que generan los tres asuntos de los que acabo de hablar, cuando se asiste a formación con otras personas, se realizan actividades de voluntariado y de ocio, se comparten experiencias en las redes sociales, etc., se vive, que en definitiva es de lo que se trata.

Hemos empezado a crear esos puentes y espacios para unir discapacidad ambiental y educación intelectual, ahora toca consolidarlos ¿Verdad Eva?

2014-07-14-15-35-19_deco

rederveconcausa

Memoria Inspira’t 2013-2014

DSC_0626

Es momento de mirar atrás, reflexionar, valorar lo hecho y pensar en el futuro de este hermoso proyecto. Eva y yo queremos compartir parte del Inspira’t (lo mejor de lo vivido no se puede compartir en papel) a través de esta memoria de actividades. Y si queréis saber algo más sobre el mismo no dudéis en contactar con nosotros.

Memoria Inspira’t 2013-14

Sera Huertas: serahuertas@gmail.com

Eva Luna: empleo@patronatofranciscoesteve.org

reverdeconcausa

“Si se cree y se trabaja, se puede”

Si se cree y se trabaja, se puede“, fue la frase que los medios de comunicación destacaron en la rueda de prensa del Cholo Simeone tras ganar la liga de fútbol española en el Camp Nou. Podría pasar por una de esas frases tópicas del fútbol que llenan las ruedas de prensa de deportistas y directivos, en este y otros muchos deportes.

Pero en este caso lo que la hace especial para mi es el contexto, y no me refiero al contexto en que se dice, sino al contexto en que se escucha. Horas antes de escucharla realizamos una jornada de intercambio de experiencias entre participantes del proyecto Inspira’t y del proyecto Hogares Verdes-Fundown de la Asociación Columbares, a la que han asistieron cerca de 60 personas.

Los participantes pudieron conocerse, intercambiar sus experiencias sobre ahorro de energía, agua y residuos y celebrar el día de Internet compartiendo -a través de las redes sociales- lo que sabían de los árboles de Quart de Poblet, municipio donde se desarrolla el proyecto Inspira’t.

Ya he hecho referencia a los tópicos de las ruedas de prensa en el deporte y ahora no quiero entrar yo en los mismos de las notas de prensa de este tipo de eventos, solo quiero compartir en este post la sensación que me dejó la jornada…

Evidentemente hago mía la frase del Cholo y queda claro que si trabajas duramente en aquello que crees, te haces merecedor de la confianza de los que te rodean y lo completas todo con una sonrisa, se puede. Y ahí está el ejemplo de los chicos y chicas del Inspira’t, que derribaron barreras, creyeron, trabajaron y ahora recogen sus frutos. Quizás ellos además necesitaron algo que para otros podría resultar menos significativo, pero que para los Inspira’t es fundamental, me refiero al hecho de encontrar personas que crean en ellos.

El sábado, todos ejercieron de educadores ambientales en los talleres de agua y energía que realizaron en la jornada de intercambio de experiencias. Miguel, Nadia, Ricardo, Shaila, Jesús, Tere, Víctor, Sheila, Fernando y Guadalupe (nos ha costado, pero ahí estaba, perfecta, como el resto), tienen los conocimientos y las herramientas para informar y sensibilizar sobre el cuidado y respeto al medio ambiente y tienen además un valor diferencial (el factor X) que no es otro que creer en lo que dicen y hacen ¿Alguien da más?

Pero si hubo algo verdaderamente importante el sábado, fue darme cuenta que lo fundamental del Inspira’t va más allá de la formación y el voluntariado ambiental, Inspira’t es un un proyecto de vida, de practicar la vida, de vivir, de disfrutar viviendo.

Una mesa compartida con amigos y conocidos, una paella, anécdotas, historias, teléfonos intercambiados, promesas de futuros contactos, etc., en definitiva cosas del día a día, cosas de la vida. Y ojo, trabajo, mucho trabajo, que eso también es vida ¿Verdad?

reverdeconcausa y con razones