La educación tiene un gran poder, pero lo que transforma una sociedad es caminar

Soy Ingeniero Agrícola por narices (en realidad nunca me gustó el mundo agrícola pero el destino, y no el sentido común, me llevó a hacer esa carrera y aunque nunca me hizo gracia, la acabé por bemoles). Ese mismo destino, a veces caprichoso, me llevó a hacer un curso de monitor de educación ambiental allá por el año 96 y eso fue el inicio de lo que ahora es mi carrera profesional, contador de cosas del medio ambiente, ni guía, ni monitor, ni educador, ni técnico en educación ambiental, profesiones que como todos sabéis tienen una enorme salida laboral, en la actualidad no se llegan a cubrir todos los puestos que surgen y a los profesionales del sector se los rifan las empresas y la administración. Por eso y por mi acentuado espíritu de superhéroe de las causas perdidas, me dediqué a hacer aquello que creía hacer mejor, contar a los demás las cosas que sabía y/o aprendía, que si bien son escasísimas, si puedo decir que están bien, pero que bien aprendidas.

En ese camino, que yo mismo decidí tomar, me he cruzado con muchísima gente, pero nadie como el grupo de personas que conocí hace apenas año y medio. Un grupo que en función de los ojos que lo vea puede parecer muy homogéneo o de lo más heterogéneo; muy pintoresco o de lo más corriente, muy de todo o de nada, y eso es en realidad porque cumple con todos esos requisitos, es todo eso y más. Son Ricardo, Miguel, Jesús, Shaila, Carmen, Mayte, Tere, Sandra, Toni, Sheila, Nadia y Víctor, personas que seguramente necesiten más que nadie algo que hoy día muchos pedimos… que esta sociedad se transforme y se convierta en una sociedad más justa, integradora y que practique la sostenibilidad.

collage2

Pero lo que quiero poner en valor en este post es que ellos no se han quedado pasivos a esperar ese cambio, ellos han decidido pasar a la acción y ser ellos los que transformen lo que no les gusta, lo que les pone barreras, lo que les corta las alas. Y digo esto y me quedo tan pancho, pero esto exige ser tratado con el reconocimiento que merece ¡SON UNOS HEROES, SON LOS PUTOS AMOS! Y solo por eso, por dar ese paso ya merecerían nuestro reconocimiento. Repito, se han puesto a transformar lo que no les gusta… A mí me emociona.

Seguro que Tolkien pensó en gente como ellos para crear la Comunidad del Anillo, tienen muchos puntos en común, os lo aseguro, y lo primero caminar, nadie camina tanto como ellos (la hostia lo que caminaron Frodo y Sam). Y como la propia Comunidad del Anillo, ellos también necesitan su Mago Blanco (Gandalf) y su elfa (Galadriel), una ayuda necesaria para alcanzar su propio Monte del Destino, el lugar donde alcanzar su objetivo.

Por fortuna, comunidad del anillo, mago y elfa nos encontramos hace ya casi dos años y en todo este tiempo estamos recorriendo ese camino en busca de la transformación. Estamos en el camino…

Ese camino lo llamamos INSPIRA’T (El señor de los anillos tenía copyright) y también tiene una versión escrita, aunque mucho más reducida, que se puede descargar en la web.

A veces trato de observar a este grupo y el camino que lleva recorrido para extraer aquellos aspectos que lo hacen verdaderamente inspirador y con capacidad transformadora, y estos son algunos de ellos:

  1. Hay una necesidad de cambio muy patente que viven en sus propias carnes. Aquí no se trata de “que viene el lobo, que el lobo” como ocurre mucho en la educación ambiental, aquí el lobo les muerde de lleno y quieren que eso acabe.
  2. No se ven afectados por uno de los principales males de esta sociedad, la ignorancia voluntaria (fíjate Rato y Blesa ¡No sabían nada!), que ejerce un enorme poder para provocar en la gente el usadísimo “mirar hacia otro lado”. Ellos no son así, son de otra pasta, no son de los que miran a otro lado. Lo que no está bien, no está bien.
  3. Son conscientes de que necesitan capacitación y herramientas. Un punto que parece obvio, pero que es clave. Son conscientes de lo que necesitan, conscientes de sus limitaciones, tan excesivamente conscientes a veces que acaban tapando sus capacidades y aptitudes (esta es una tarea en la que trabajamos mucho, que muestren esos valores)
  4. Trabajan para lograr esa transformación con el mismo entusiasmo, generosidad y altruismo que muchas veces han visto en aquellos voluntarios que han trabajado con ellos y para ellos.

Por otro lado:

  1. Un equipo que capacita y prepara al grupo con una metodología y unas herramientas hechas a medida para el mismo y que surgen de su conocimiento y de la convivencia entre todos. Se partió de cero, nos sentamos, hablamos, nos conocimos y a partir de ahí empezamos a aprender unos de otros en un proceso de retroalimentación continua (¡joder que palabro más pedante! Pero que sentido tiene dicho aquí!!!)
  2. Detrás hay un perfecto ejemplo de trabajo cooperativo. Es de manual. ¿Qué entidades debían dar soporte a una idea así? Entidades públicas, administración pública, colectivos sociales, y ahora hasta empresa ¡Hay de todo!

Pero sin perder de vista que los protagonista son ellos, la comunidad del anillo, los que dieron un paso al frente y los que provocaron que el resto moviésemos nuestras fichas y nos lanzásemos al camino… Al camino, porque esto es un camino.

«Vivir, en el sentido más profundo, es algo que nadie puede hacer por nosotros. En el trabajo puede sustituirnos alguien, pero no al caminar. Ese es el gran criterio». Frédéric Gros en “Andar, una filosofía”.

23

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s